En esta ocasión hemos decidido tocar este tema tan común en nuestra sociedad actual LA MALA POSTURA, tanto en la posición sedente (sentado) como en la posición bípeda (de pie). Cada vez son más comunes las causas o los factores predisponentes en nuestro día a día, largas horas de pie o sentado frente al ordenador en nuestras jornadas laborales, sin mencionar a aquellas en las que se genera esfuerzo físico, como levantar o trasladar objetos pesados, movimientos repetitivos, entre otros.

 

Mucho se habla de mantener siempre una postura adecuada, pero… ¿sabemos realmente que pasa en nuestro cuerpo, con algo tan sencillo pero a la vez delicado como lo son las malas posturas? Pues acá aclararemos los tópicos más importantes al respecto.

Partamos entonces de lo básico: ¡nuestra anatomía!; nuestro cuerpo ha evolucionado a lo largo de la historia, y somos una raza que, gracias a este proceso evolutivo adopto la posición “de pie” o “bípeda”, esto trajo grandes ventajas en cuanto a la capacidad de caminar con menos gasto de energía y más eficientemente, sin embargo hay un tema en el que se generó una gran desventaja: EL EFECTO DE LA GRAVEDAD.

En los animales cuadrúpedos (que se apoyan en cuatro patas) las cargas gravitacionales están mejor distribuidas, ya que tienen mayor base de sustentación y mucha más estabilidad, lo cual se traduce en menos trabajo muscular y menos gasto de energía.

Los humanos, al ser más altos por su posición bípeda, estás más sometidos al aplastante efecto de la gravedad.

Nuestros músculos constantemente están sometidos a tensión y deben mantener las estructuras corporales estables para impedir que colapsemos al suelo, lo cual genera más gasto de energía y con ello cansancio o fatiga del sistema muscular, por lo cual al repetirse día a día se traduce en debilidad y aparición de desbalances musculares que alteran la postura adecuada.

Sumado a ello, la poca higiene postural que mantenemos… es así: las posturas más cómodas muchas veces suelen ser las más incorrectas; acá les muestro varios ejemplos:

 

 

Bien, una vez visto esto debemos recordar que: así como las casas y los edificios se mantienen de pie gracias a LAS COLUMNAS, nuestro cuerpo también tiene columna; LA COLUMNA VERTEBRAL. Es el eje sobre el cual se estabiliza y apoya a todo nuestro cuerpo. Además contiene en su interior la médula espinal, esa importante parte de nuestro sistema nervioso que comunica a todo nuestro cuerpo con el cerebro y desde donde emergen todas las raíces nerviosas que nos dan sensibilidad y movimiento.

 

Bien al estar constantemente sometidos a los efectos de tensión de las malas posturas, nuestras vértebras y principalmente los discos intervertebrales, sufren el exceso de tensión y compresión lo que gradualmente favorece a sus desgaste, con la subsiguiente aparición  de hernias discales.

 

 

Al aumentar la curvatura de nuestra espalda, las costillas quedan comprimidas, con lo cual en el tórax se limita la capacidad de expandirse para permitir a los pulmones llenarse de aire y se comprime el corazón, aumentando así el trabajo del corazón y de los pulmones, que deben literalmente TRABAJAR BAJO MUCHA PRESIÓN, aumentando así la fatiga y en cansancio y disminuyendo la capacidad física del individuo.

Más allá de todo la anteriormente mencionado, otro de los sistemas que más sufre es el sistema muscular. Los músculos constantemente deben mantener el peso de nuestro cuerpo (no lo notamos pero es un gran trabajo muscular). A continuación les doy este ejemplo:

Una cabeza humana pesa alrededor de 5 o 6 kilos, en posición correcta los músculos posteriores del cuello trabajan constantemente para mantener estables y en posición correcta una carga de seis kilos (para que veas el nivel de esfuerzo, toma una bolsa y coloca en ella seis paquetes de un kilo y luego levántala con el brazo; así verás el nivel de trabajo que deben soportar los músculos y no lo notamos) y eso EN POSICION CORRECTA. Por cada centímetro que la cabeza se proyecta hacia adelante aumenta la carga que nuestros músculos deben soportar, si la inclinamos 60 grados (la inclinación para ver y utilizar un teléfono móvil) el peso asciende a 27 kilos, es decir el peso de un niño de ocho años aproximadamente (ahora imagina cargar la bolsa plástica con 28 paquetes de un kilo solo levantando el brazo, es un gran esfuerzo y trabajo muscular no?).

Pues bien, ya sabido todo esto estás a tiempo de corregir y mejorar tu postura, no solo por un tema estético de que no te veas jorobado al pararte o sentarte, es más por la salud de tu sistema cardiovascular, de tu columna vertebral, tus discos intervertebrales, tus músculos y en general de toda tu calidad de vida. RECUERDA QUE EL MEJOR TRATAMIENTO ES LA PREVENCIÓN.